Jose Felix Valera

22.ene.2013 / 10:16 pm / Haga un comentario

En este momento, en que el presidente Chávez y la Patria enfrentan una situación tan compleja, queremos decirle al compañero Chávez que nos mantenemos optimistas y esperanzados en la continuidad de la revolución. Nos mantenemos con la esperanza de quien mira lo invisible, del que ve con fe porque cree.
Nos mantenemos esperanzados porque en estos 20 años de chavismo nuestro pueblo ha elevado sus niveles de conciencia y participación política. Los últimos resultados electorales dicen de un pueblo que ha decidido no quedarse achinchorrados en su casa, no ser indiferente ante el acontecer político, habla de un pueblo que, desde una y otra posición sale y participa, opina y manifiesta cuáles son sus anhelos y sueños. En este momento, a través del voto, pero lo ha hecho a través de la manifestación política, la marcha, el encuentro, la asamblea, el debate colectivo, la discusión fecunda y creadora en cada una de nuestras comunidades; en el barrio, la camionetica, la fábrica, el campo, es decir que nuestro pueblo ha crecido con el presidente Chávez.
También podemos decir que nuestro pueblo ha aprendido y hecho suyo el mensaje que deja el presidente, a través de su palabra constante, consecuente, firme. Esa palabra de las cadenas a las que nos acostumbró y que tanto terror le tiene la oligarquía nacional y trasnacional. Esa palabra que hizo que los domingos se reuniera la familia a escuchar el Aló presidente, esa que frente a los ojos del mundo, en Naciones Unidas, dijo “huele a azufre”, demostrándole cual es la posición de los pobres, de las mayorías, de los descamisados.
Otro elemento tiene que ver con que el presidente ha dejado clara las instrucciones y la ruta a seguir. Más allá de los análisis de los sesudos de la oposición o de los que desde trincheras del chavismo debaten y escriben ajenos a la realidad Chávez dejó claro que hacer ante la posibilidad de su inhabilitación como presidente de la Republica, cual es la tarea y la trinchera de cada quien, partiendo de la responsabilidad que le encomendó al compañero Nicolás Maduro.
Otro factor que alimenta nuestro entusiasmo tiene que ver con el proyecto del socialismo, el cual conocimos las nuevas generaciones gracias al el. Oímos hablar a un presidente asumiéndose en algún momento marxista, levantando las banderas del socialismo y del comunismo, conocimos a un Fidel Castro que no es el demonio come niños sin un hombre hecho pueblo en la hermana República de Cuba. Un pueblo valeroso, digno, que decidió transformar su realidad con autodeterminación, soberanía e independencia. Nos hicimos gracias a Chávez propietarios del proyecto del socialismo, al punto que hoy en Venezuela y el mundo el socialismo es el proyecto de los pobres.
Es por ello que podemos asegurar que a Venezuela, América Latina y a los pobres del mundo le quedan no menos de 500 años de chavismo.
Nosotros hacemos votos por la salud del presidente, lo hacemos desde la oración, la acción ecuménica, desde el encuentro de las distintas expresiones y religiones en el mundo, pero también en la acción, y para ello llamamos a los hombres y mujeres revolucionarios, de buena voluntad, para que nuestra oración se convierta en acción y que nuestros votos sean ejercicios concretos de la realidad. Que cada revolucionario y revolucionaria tiene que garantizar las trincheras de lucha que se les han encomendado, tiene que resistir frente al demonio que es el imperio, resistir frente al modelo económico del capitalismo, seguir declarando la guerra a muerte al capital y seguir construyendo socialismo en las cosas concretas. Nuestros funcionarios públicos tienen que ser mejores funcionarios. En la medida que cada uno de nosotros haga su tarea, vamos a quitarle esa carga tan insoportable al presidente Chávez.
En la medida en que nosotros desburocraticemos al Estado, logremos la redistribución de las riquezas, construyamos la economía alternativa, popular, productiva, desde abajo, y autosustentable estaremos construyendo el proyecto del socialismo y ayudando al presidente Chávez.
En la medida en que hagamos del estado comunal no solo el ejercicio administrativo de la política, ni el ejercicio jurídico del poder, sino que comprendamos la comuna como el ejercicio de construcción de poder sobre el territorio, que lo comprendamos como un proceso y no como un producto, y nos dediquemos a construir este proceso, estaremos ayudando al presidente Chávez. Por ello el llamado es a que nos pongamos a resistir, sin dejar la oración y las expresiones de fe.
El enemigo ya mostró los dientes, vemos el desabastecimiento, los curas en la iglesias hablando contra el proceso y las campañas bestiales de los medios de comunicación, las movilizaciones que se están dando, como el caso del Táchira, el ejercicio de la violencia política por parte de la oposición, las declaraciones del departamento de estado de Los Estados Unidos, entonces tenemos que resistir para avanzar y garantizar el no retroceso.
Avancemos entonces en la construcción del socialismo y de la nueva Patria, la que soñó Bolívar.
Ante todo bolivarianos, marxistas, leninistas y chavistas
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.