Biblioteca

31.oct.2012 / 04:13 pm / Haga un comentario

El propio Marx trataba apasionadamente de explorar las vías de la realización de los cambios transformadores omniabarcadores que son necesarios para contrarrestar sobre una base históricamente sustentable la tendencia a la destrucción en avance del sistema del capital. Estaba plenamente consciente del hecho de que sin la dedicación consciente del pueblo a la realización de la monumental tarea histórica de instituir un orden de reproducción metabólica social radicalmente diferente y viable no podría haber éxito. El poder de persuasión intelectual del discernimiento teórico, independientemente de lo bien fundado, no bastaba por sí mismo. La manera de formular ese problema, con gran sentido de la realidad, fue reconocer que No basta con que el pensamiento se esfuerce en realizarse, la realidad misma debe luchar por convertirse en pensamiento”.321

Él sabía perfectamente que la fuerza material cada vez más destructiva del capital, en la fase descendente del desarrollo del sistema, tenía que ser enfrentada y totalmente derrotada por la fuerza material de la alternativa hegemónica históricamente viable. Así, al subrayar la manera como el trabajo teórico podría aspirar a tener significación, le agregaba a la frase recién citada que “la teoría también se convierte en una fuerza material tan pronto como logra comprender a las masas”.322 Naturalmente, no cualquier teoría podría hacer eso. Puesto que era asunto de constituir una relación apropiada entre la teoría comprometida con la idea de un cambio social fundamental y la fuerza material que podría marcar la diferencia, había que satisfacer algunas condiciones de importancia vital sin las cuales la idea propugnada de “la teoría comprendiendo a las masas” no equivaldría más que a una consigna moralista vacía, como ha sido frecuentemente el caso en el discurso político sectario/elitesco. Así, Marx concluyó sus reflexiones sobre el tema aseverando con firmeza que “la teoría se puede realizar en un pueblo solo en la medida en que constituya la realización de las necesidades de ese pueblo”. (El Desafío y la Carga del Tiempo. El Socialismo del Siglo XXI. István Mészáros. Pag 501. Tomo II)

“Aquí trabajando en lo que es la médula del proyecto de transición, quiero recomendar este libro, El Desafío y la Carga del Tiempo. El Socialismo del Siglo XXI de István Mészáros.

Una idea que me impactó de este libro, y que siempre voy a recordar, es que el tránsito hacia el socialismo es sumamente difícil, ya que debe ser altamente gratificante”.

Hugo Chávez, en Consejo de Ministros del 18/07/2010

Descarga el Tomo I libro El Desafío y la Carga del Tiempo. El Socialismo del Siglo XXI

Descarga el Tomo II libro El Desafío y la Carga del Tiempo. El Socialismo del Siglo XXI

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.